Menú

BAYER MÚNICH EL REY DE ALEMANIA

Bayern Múnich ganó ayer la Supercopa de Alemania al imponerse en la tanda de penaltis al Borussia Dortmund, después de que el tiempo reglamentario terminara con un empate a dos goles.

Al final se necesitaron seis penaltis por equipo para lograr la definición -en los cinco primeros habían fallado Joshua Kimmich por el Bayern y Sebastian Rode por el Dortmund- y el meta bávaro, Sven Ullreich, le paró a Marc Batra el lanzamiento definitivo.

Dortmund le creo problemas al Bayern en el primer cuarto de hora con una presión adelantada que dificultaba la salida de los bávaros y que además llevaría al primer gol del compromiso en el minuto 12.

El estadounidense Christian Pulisic le robó una pelota a Javier Martínez y se encontró con el camino libre hasta al área donde batió a Sven Ulreich con un remate raso.

En el 18 llegó el empate, marcado por Lewandowski desde corta distancia a centro desde la derecha de Joshua Kimmich, que había llegado hasta la raya de fondo aprovechando un pase de Sebastian Rudy que supero a toda la defensa del Dortmund.

Tras el descanso, el Dortmund mostró una clara recuperación, a base de ganar balones de divididos y de posesión de balón.

El partido se equilibró y el segundo gol del Borussia se produjo en medio de una situación que mostraba claramente que se estaba viviendo un partido de ida y vuelta.

Bayern Múnich buscó insistentemente el empate frente a un Borussia Dortmund que había ganado en seguridad y lo encontró en una situación con balón detenido, tras una falta de Felix Passlack sobre Joshua Kimmich al lado derecho del área chica.

 

Fuente: EFE

TABLA DE POSICIONES

GOLEADORES

Búscanos en Facebook